Si eres propietario tienes muchas opciones para añadir seguridad a un departamento. Puedes cambiar puertas y ventanas, instalar sensores y cámaras, y no tienes que pedir permiso a prácticamente nadie para la mayoría de estas cosas.

Pero como inquilino toda esa flexibilidad desaparece, incluso para cosas sencillas como sacar copias de llaves. Por eso, una de tus principales preocupaciones antes de rentar y mudarte a un nuevo hogar es asegurarte de que personas y pertenencias estén seguras.

Este breve artículo incorpora algunos consejos que te ayudarán a resolver los problemas de seguridad de tu futura vivienda. Lo mejor es estar atento a todas estas cuestiones incluso antes de firmar un compromiso o contrato.

Investiga la seguridad en los alrededores

Hay lugares más seguros que otros, y esto es algo que sabe todo agente inmobiliario. Antes de decidir que el departamento que acabas de ver es el de tus sueños, es una buena idea investigar un poco sobre cómo es la seguridad (o la falta de ella) en la zona donde se encuentra.

Esto no sólo es de gran importancia para la protección del propio apartamento, sino también para su seguridad personal cuando viaje por la zona. Tan importante como estar seguro en casa es poder salir de ella con seguridad.

Consejos de seguridad antes de rentar un departamento

Comprueba a algunos propietarios de negocios locales, especialmente si llevan mucho tiempo en el mercado. Consultar a un cerrajero local también puede ser una opción inteligente, ellos sabrán mejor que nadie qué esperar cuando te mudes.

Comprueba la iluminación de las zonas comunes

Los edificios y complejos de departamentos pueden tener rincones oscuros e inseguros, perfectos para las personas que quieren ocultarse. Cuando visites un inmueble, mantén los ojos bien abiertos en las zonas comunes.

Por ejemplo, los pasillos, los aparcamientos, los depósitos, zonas de gestión de residuos, las escaleras y las lavanderías deben estar iluminados y, si es posible, equipados con cámaras de seguridad. Visitar el departamento por la noche puede hacer todo más fácil.

Verifica el mantenimiento general

Pequeñas cosas como bombillas fundidas, elevadores oscuros, una cerradura o una puerta en mal estado, pintura descascarillada o grifos que gotean. Aunque todas estas cosas son fáciles de arreglar, son signos reveladores de un propietario descuidado.

Lo último que quieres es tener un problema de seguridad importante, como una cerradura o ventana rota, y tener que esperar mucho tiempo para solucionarlo.

Revisa la seguridad de los accesos

La primera línea de defensa en la seguridad de un inquilino es la entrada, tanto a su propio apartamento como al edificio. Comprueba que todas las entradas están equipadas con cerraduras de seguridad y medidas adicionales, como mirillas o cámaras de seguridad.

Si las puertas son su primera línea de defensa, las ventanas son la segunda. Verifica que las ventanas tienen cierres fuertes, funcionales y fáciles de usar. Esto es especialmente importante si estás en un piso bajo.

No tengas miedo de consultar a un cerrajero que podrá darte su visión profesional sobre la seguridad del departamento y de las zonas comunes.

Por Javi

Cerraduras hay muchas, pero buenas cerraduras solo hay unas pocas. Mi intención es ayudarte a seleccionar a mejor cerradura según sea el caso. En la información publicada conocerás marcas y tipos de cerraduras.

error: Content is protected !!